Compartir

El Heraldo

Chilpancingo, México Si Estados Unidos frenara el tráfico de armas hacia México no tendría que emitir alertas para que sus ciudadanos eviten viajar a regiones mexicanas violentas, sostuvo el gobierno del estado de Guerrero, entre los más golpeados por la criminalidad y donde se localiza el balneario de Acapulco.

Guerrero reaccionó así luego de que EEUU publicó nuevas alertas de viaje en las que advierte a sus ciudadanos de la peligrosidad de viajar a los estados de Colima, Guerrero, Michoacán y Sinaloa, en el Pacífico, además de Tamaulipas, fronterizo con territorio estadounidense.

Esa medida “sería innecesaria si el Gobierno de Estados Unidos impidiera el contrabando de armas a México”, respondió Roberto Álvarez, vocero de Seguridad de Guerrero.

“Las armas provenientes de Estados Unidos en México y los grupos delictivos que las usan son responsables de la violencia”, añadió.

En México, la portación de armas es ilegal y no hay comercio de armas.

Se calcula que unas 250.

000 armas de distinto calibre son introducidas ilegalmente cada año desde Estados Unidos.

Estas regiones fueron catalogadas en el nivel 4, el cual recomienda no viajar, y en el que están países que viven conflictos armados como Siria, Irak y Afganistán.

México como país está en el nivel 2, “mayor riesgo de seguridad”.

Guerrero, principalmente el balneario estrella de Acapulco -antaño visitado en masa por estadounidenses, incluidas estrellas de cine-, es escenario de cotidianos asesinatos por disputas entre grupos criminales.

Días atrás, un estadounidense que vacacionaba en Zihuatanejo, otro balneario de Guerrero, fue asesinado a balazos.

Sinaloa respondió asegurando que el turismo en destinos de playa, como Mazatlán — no incluído en la máxima alerta– han registrado un repunte en el número de visitantes extranjeros pues, por ejemplo, en 2017 arribaron 84 cruceros internacionales y para 2018 están confirmados 98.

“Es entendible que el gobierno de Estados Unidos tenga sus propios parámetros para medir la seguridad, pero hay que entender que Tamaulipas es un estado grande, de seis regiones, donde en la mayoría prevalece la paz y la tranquilidad”, dijo de su lado el vocero de seguridad de Tamaulipas, Luis Alberto Rodríguez.

Los comerciantes de Tamaulipas temen que esta alerta afecte hasta en 60% el número de visitantes estadounidenses.

Pese a la creciente ola de violencia que deja cerca de 200.

000 muertos desde hace 11 años, el turismo internacional, sobre todo estadounidense, se mantiene entre las principales fuentes de ingresos de México, el país más visitado de Latinoamérica y entre los 10 primeros del mundo.

Los estados fronterizos reciben a diario a estadounidenses que acuden a hacer compras y consultar a profesionales como médicos y dentistas, cuyos honorarios son inferiores a los de estadounidenses.