Compartir

Diez

Honduras y Australia disputarán el próximo mes en dos partidos una plaza para ser parte por última vez de un mundial con 32 países.

A partir del 2022 se planea que en los mundiales participen 48 naciones con lo cual se perderá mucho de la angustia que hemos vivido para clasificar.

Australia es un país que se habituó a jugar repechajes, antes que decidieran salirse de la Confederación de Oceanía para participar dentro de la eliminatoria del Continente Asiático.

Recordamos repechajes de ellos contra Argentina donde la estrella que los dejó afuera fue Maradona y contra Uruguay a los que eliminaron para el Mundial de 2006.

Honduras venció a los australianos en la misma ciudad en la que se decidirá cuál de los dos países jugará en Rusia 2018.

Fue en el marco de los Juegos Olímpicos de Sídney hace 17 años cuando con dos goles de David Suazo la Selección que dirigía Ramón Maradiaga los derrotó 2-1.

La estrella de Australia desde el 2002 es Tim Cahill quien está a punto de cumplir los 38 años de edad que también tiene hoy David Suazo.

Cahill ha jugado tres mundiales y es de los pocos futbolistas que puede presumir del record de haber anotado goles en los tres mundiales que disputó.

En Brasil 2014 marcó goles frente a Chile y Holanda pero en los últimos años jugó en la liga China y ahora en la débil liga de su país.

En sus mejores años fue titular del Everton de Inglaterra.

Australia no es una potencia y su tipo de juego es estilo inglés con pelotazos largos en los que predomina en el juego aéreo.

Jorge Luis Pinto recordó que en noviembre de 2013 enfrentó a la selección australiana dirigiendo a Costa Rica en un partido amistoso que perdieron 1-0 con gol de Tim Cahill y donde el entrenador era el mismo actual Angelos Postecoglou.

La mayor parte de los jugadores australianos juega en equipos europeos pero ninguno es estrella.

Mientras tanto solo quedan 9 plazas para completar las 32 selecciones que jugarán en Rusia.

La sorpresa ha sido la eliminación de Estados Unidos país que no faltaba a los mundiales desde 1990.

El latino Omar Gonzalez con un gol en contra definió este momento trágico que representará muchas pérdidas económicas para un país que organizará el Mundial de 2026.

Mientras tanto aclaramos que de acuerdo a los reglamentos de la FIFA, el error de apreciación cometido por el árbitro guatemalteco Walter López al dar como gol un lanzamiento panameño que nunca entró al arco costarricense no es motivo para que un partido se repita por lo que los canaleros están clasificados por primera vez a un mundial adulto y este error justifica la implementación del video arbitraje.

En el ámbito local nos aprestamos a ver por televisión este jueves en el Estadio Olímpico de San Pedro Sula el primer partido de la final eliminatoria del Torneo de Clubes de Concacaf entre el Olimpia y el Santos Guápiles de Costa Rica que se jugará sin público pese al alegato del equipo hondureño y que permitirá poner frente a frente al técnico colombiano Carlos Restrepo y a su estudioso asistente de hace 14 años Johnny Chávez con quien coincidió en la dirección del equipo Pérez Zeledón de Costa Rica.