Compartir

presión. Las manifestaciones para pedir la extensión del TPS han llegado hasta la Casa Blanca con participación de activistas e inmigrantes beneficiados. foto a fp

Los Ángeles, Estados Unidos.

Unos 300 inmigrantes y activistas marcharon ayer en el centro de Los Ángeles para pedir “respeto” para los beneficiados con el programa de Estatus de Protección Temporal (TPS) y pedir que se les otorgue la residencia permanenteLos manifestantes iniciaron su recorrido en la plaza Olvera, en el centro histórico de Los Ángeles, con dirección al centro de detención federal de la calle Alameda, y durante el trayecto no escasearon las críticas por los polémicos comentarios del presidente Trump hechos en una reunión con legisladores en la Casa Blanca190,000SalvadoreñosSon afectados por el anuncio emitido este mes por el Departamento de Seguridad Nacional: el 9 de septiembre de 2019 terminará la validez de su TPS.

Evelyn Hernández, coordinadora del Centro de Recursos Centroamericanos (Carece), dijo que la marcha sirve para decirle al presidente que en países como El Salvador, Haití y naciones de África, sobre los que “tiene la idea de que son como letrinas”, hay personas analfabetas que son “mucho más educadas que él”.

Según publicó el jueves el diario The Washington Post, durante la reunión en la que se discutía un acuerdo bipartidista en materia migratoria el multimillonario dijo: “¿Por qué tenemos a toda esta gente de países (que son un) agujero de mierda viniendo aquí?”, en referencia a El Salvador, Haití y los países africanos.

“Vamos a resistir su racismo, no tenemos miedo y no nos vamos a quedar callados”, reiteró Hernández.

Agregó que la marcha es para pedir a los congresistas que tanto a los beneficiarios de TPS de El Salvador, que han recibido una última ampliación de 18 meses, así como para los de otros países como Haití y Nicaragua, a los que se les ha cancelado el programa, se les conceda la residencia permanente.

“Al presidente no le basta con cancelarnos el TPS a los salvadoreños, sino que días después nos sigue atacando con insultos, aunque lo niega”, dijo Verónica Lagunas, salvadoreña beneficiaria del TPS.

Otros beneficiarios del programa son inmigrantes de Honduras y Nicaragua, quienes recibieron este amparo migratorio en 1998, autorizado por Bill Clinton, después que las dos naciones fueran afectadas por el huracán Mitch.