Compartir

5 
 Los menores muestran con emoción los  regalos que recibieron en el Correo.

Tegucigalpa, HondurasUn sonoro jo, jo, jo, rompió la impaciencia que reinaba aquella fría mañana en el patio de las instalaciones de del Correo Nacional, en el centro de la ciudad.

“Ahí viene Santa, mami, mírelo”, expresó Erick Jafeth Maradiaga a su madre Sonia Santos, al tiempo que veía al famoso personaje bajarse de un automóvil blanco.

Sorprendido el menor de 8 años preguntó a su progenitora que habría pasado con el trineo y por qué Rudolf, el reno de la nariz roja, no lo acompañaba.

“Es que aquí no hay nieve, hijito, por eso Santa no pudo venir en trineo ni traer a los renos, lo importante es que leyó tu cartita y sin duda saboreó el nacatamal y las torrejas que le dejamos debajo del árbol”, fue la respuesta que le dio su madre.

Escribirle cartitas a Santa Closs hasta su taller de juguetes ubicado en el nevado Polo Norte, para solicitarle presentes, es una tradición que se mantiene vigente en la capital.

Entrega de premiosIgual que Erick Jafeth, cientos de niños capitalinos remiten correspondencia hacia la mágica región, con la ilusión de que Papá Noel cumpla sus sueños.

Y es así como en la antesala del Día de Reyes diario EL HERALDO y la Empresa de Correos de Honduras (Honducor), por noveno año consecutivo, premiaron la fidelidad de los pequeñines que escriben al viejecito bonachón.

Con anticipación, María Elena Rodríguez, la secretaria privada de Santa, desde el Polo Norte convocó a cien menores para que asistieran a las oficinas del correo.

Mientras tanto el tradicional personaje, representado por el presidente de la Fundación Javier (Funjavi), Javier López, hizo a un lado sus múltiples obligaciones para compartir horas inolvidables con sus nietecitos capitalinos.

“Mis queridos nietecitos lindos, qué alegría verlos de nuevo.

Recibí y leí sus cartitas, aquí estoy con ustedes y les he traído sus regalitos, jo, jo, jo, ¿cómo se han portado?”, manifestó.

Muy pronto los nietos rodearon al abuelo que vestía su tradicional traje rojo y blanco, lo abrazaban y acariciaron su barba.

Antes de iniciar con la entrega de regalos se invitó a un padre de familia a orar y poner el desarrollo del evento en las manos de Dios.

A este llamado respondió la señora Elizabeth Baca, quien dirigió una plegaria al Padre Celestial.

Yoanna Chapas, en representación de Honducor, dio las palabras alusivas al evento.

“Una vez EL HERALDO y el Correo realizamos por noveno año consecutivo este evento con el propósito de llevar alegría a los niños.

No dejen de escribir sus cartitas”, expresó Chapas.

Lo más emocionante del evento se dio cuando Santa fue llamando a cada uno de los niños, quienes se acercaban con emoción para recibir sus obsequios.

Algunos como Dylan Saíd Aguilera lloraban de la emoción y otros como Alessandro Laínez no salían del asombro.

Los asistentes degustaron un refrigerio y se les entregaron dulces.