Compartir

Nada se compara con el olor y sabor de un pan, y más si es recién horneado. Ya sea remojado en café o hasta como ingrediente para un platillo, este alimento ha sido disfrutado desde la antigüedad por muchas personas.

Su descubrimiento fue casualidad, ocurrió en la época neolítica cuando alguien mezcló semillas de trigo con agua para formar una papilla, luego olvidó esta mezcla en una especie de olla y al volver encontró una torta granulada, seca y aplastada. Desde ahí, el pan ha sido parte de la cultura universal del hombre.

Muchos denominan a este alimento como un “fruto del azar”. Hoy en Doctor en Casa te contamos más de este delicioso y esponjado descubrimiento.

¿El pan engorda?

Para muchas personas, el pan es el fiel acompañante de sus desayunos, meriendas y hasta cenas. Y aunque es delicioso en sabor, tiene diversos mitos; seguramente alguna vez escuchaste que el pan engorda, pues resulta que no.

El pan conserva nutrientes importantes para el organismo, como el hidrato de carbono. Se dice que este carbohidrato es la “gasolina” que el cuerpo necesita para ponerse en acción, ya que su principal función es aportar toda la energía necesaria para la resolución de tareas físicas.

La nutrióloga Denisse Barajas indicó que sólo un especialista puede asignar las raciones que una persona debe consumir de pan, pues influye el peso, edad, género y actividad física para determinarlo. Además, aseguró que se tiende a aumentar de peso cuando existe un exceso en su consumo y no se practica alguna actividad física, esto provoca la elevación de glucosa en la sangre y es ahí cuando comienza a formarse el tejido adiposo (grasa).

Si una persona consume 30 gramos de pan, su organismo recibe aproximadamente 85 calorías, lo mismo que contiene un vaso de refresco que sólo aporta azúcar y ninguna vitamina. Por otra parte, el pan contiene sodio, potasio, fósforo y calcio, también ofrece vitaminas de complejo B, mismas que ayudan al correcto funcionamiento del sistema nervioso.

Variedad para el paladar

¿Sabías que existen más de 315 variedades de panes en el mundo? Su exquisita textura y su delicioso sabor han sido testigos de distintas etapas y civilizaciones del hombre. Hoy te presentamos a los panes más conocidos:

1. Pan integral: Es el más recomendado por los nutriólogos y no precisamente para conservar la figura, sino por los beneficios que le ofrece al ser humano. Está elaborado con cereales integrales, no refinados, es decir que conservan la capa externa del grano y del salvado. Su consumo ayuda en el tránsito intestinal, pues la fibra ayuda a que los productos de deshecho estén menos tiempo en contacto con la pared del intestino; también ayuda a prevenir el cáncer, disminuir los niveles de colesterol, aumentar la saciedad y evitar el estreñimiento.

2. Pan blanco: Este pan está elaborado con harina de trigo refinada, es decir, aquella a la que se ha retirado el salvado y a menudo también el germen. Este es uno de los alimentos más habituales en nuestras casas por su bajo costo y larga duración. Por cierto, aunque suele decirse que el pan blanco es peor que el integral, lo cierto es que también tiene propiedades saludables que favorecen a la flora intestinal, sin embargo se recomienda no consumirlo en exceso.

3. Pan centeno: Este alimento es el ideal para perder peso, además aumenta la eficacia del sistema digestivo, previene las piedras biliares, reduce el riesgo de diabetes y protege a los humanos del cáncer y enfermedades cardiovasculares.

4. Pan tostado blanco: En la mayoría de las dietas nos recomiendan sustituir al pan normal por pan tostado porque su textura crujiente exige mayor masticación, es decir, hace que invirtamos más tiempo en comerlo, lo que facilita la digestión y aumenta la sensación de saciedad.

5. Pan de molde: Mejor conocido como el pan para sándwich. Este forma parte de los cereales que están disponibles en tiendas y supermercados; contiene hierro, proteínas, calcio, fibra, potasio, yodo, zinc y vitaminas.

Consejos del doctor:

“Los alimentos integrales no significan “que engorden menos”, la diferencia que existe entre refinados e integrales es que los últimos son más ricos en fibra, vitaminas y minerales. Cuando se compra un paquete de pan, se recomienda leer la etiqueta nutrimental y verificar el tamaño de cada porción, nutrimentos, ingredientes, azúcares y fibra. La actividad física y la atención de un especialista en nutrición, son piezas claves para tener buena salud y mejor figura”.

Nutrióloga Denisse Barajas

Receta Tradicional: Capirotada Mexicana

Ingredientes (para 12 porciones):

– Aceite para freír – 6 panes grandes rebanados

– 2 litros de agua – ½ kilo de piloncillo

– 1 taza de azúcares – 2 rajas de canela

– 4 clavos de olor – 4 clavos de olor

– ½ taza de cacahuate – ½ taza de pasitas

– 150 gramos de queso – ½ taza de nuez picada

– Nueces en mitades para adornar

Modo de preparación:

1. Secar las rebanadas de las rebanadas de pan y freírlas en aceite caliente.

2. Hervir agua junto al piloncillo, azúcar, canela y clavos hasta obtener un jarabe ligero. Colar.

3. Acomodar una capa de rebanadas de pan frito en el fondo del refractario y cubrir con los cacahuates, pasitas, nueces y queso. Adornar con mitades de nuez.

4. Hornear a fuego medio hasta que se dore.

Fuentes: Lic. Denisse Barajas, directoalpaladar.com, ceopan.com

Más información en https://www.elsiglodetorreon.com.mx

Deja tu comentario