Compartir

Los ciudadanos y Gobiernos de los países árabes mostraron hoy su indignación por la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital de Israel y trasladar su embajada a esa ciudad.

En la capital de Jordania, decenas de personas se concentraron en frente de la embajada de EU en Amán para protestar contra este paso, a pesar de las fuertes medidas de seguridad en la zona y después de que la legación diplomática anunciase ayer que suspendía sus servicios rutinarios por las concentraciones, constató Efe.

Los participantes corearon consignas y levantaron pancartas en las que denunciaban esta medida y afirmaban que la Ciudad Santa era la “capital eterna de Palestina”.

Una de esas pancartas decía: “Estados Unidos está apoyando el terrorismo”.

En Egipto, que junto con Jordania son los dos países árabes que han firmado tratados de paz con Israel, varios cientos de personas se concentraron en el Colegio de Periodistas, en El Cairo, ante grandes medidas de seguridad, según pudo constatar Efe.

“No tengo ningún respeto por los regímenes árabes, por los Gobiernos árabes que han dado prioridad a crear una fuerte relación con el señor Trump por encima de cualquier cosa”, aseguró a Efe el secretario general del partido opositor egipcio Al Dustur, Jaled Daud, presente en las protestas.

“Si estos Gobiernos fueran fuertes, fueran serios en la lucha por la causa palestina, el señor Trump no hubiera podido tomar esta decisión”, adujo, y añadió que el pueblo ya no cree “en los líderes árabes porque son los responsables, en primer lugar, de la pérdida de Palestina y de la pérdida de Jerusalén Este”.

Un grupo de participantes quemó una bandera de Israel en el lugar como señal de rechazo a la ocupación de los territorios palestinos mientras mostraba carteles en los que se podía leer: “Jerusalén es árabe a pesar de la violencia sionista”.

Tras la decisión de Trump, EU se convierte en el único país del mundo que reconoce como capital de Israel a Jerusalén, donde ninguna nación tiene su embajada debido a que, tras la anexión israelí de la parte oriental de la urbe en 1980, la ONU llamó a la comunidad internacional a retirar sus legaciones de la Ciudad Santa.

Por este motivo, un vendedor ambulante en las calles de Jartum, identificado como Osman Salem, aseguró a Efe que siente “tristeza y furia” por las palabras de Trump, y aseveró que participará mañana en un marcha convocada en Sudán para protestar por esta decisión.

“Estoy listo para morir por Jerusalén”, sentenció, y consideró el paso americano como “un insulto para los musulmanes”.

Por otro lado, Nada Rifai, una ama de casa de Beirut, expresó a Efe su gran preocupación, ya que teme que “una vez más, paguemos por los otros”.

“La decisión de Trump significa que los refugiados palestinos deberán permanecer en los lugares donde están asentados y nunca podrán regresar a su tierra”, apuntó.

Furioso por esta situación, Bilal Badran, un técnico informático de Beirut, dijo a Efe que “nada cambiará”, ya que “los árabes pronunciarán discursos, pero no harán nada, como siempre. No hay que esperar un milagro”.

Por otro lado, la Coalición Nacional Siria (CNFROS), la principal alianza política opositora, alertó en un comunicado de que el traslado de la embajada estadounidense a Jerusalén puede desestabilizar Oriente Medio y hundir a la región “en el caos y la violencia”.

Subrayó, además, la necesidad de que la Asamblea General de la ONU adopte una resolución que condene el traslado de legaciones diplomáticas a Jerusalén y exija medidas que revoquen los pasos adoptados por Israel sobre el estatus de la ciudad.

También pidió a los países árabes e islámicos que adopten una postura unificada para hacer frente a la decisión de Trump.

El rey jordano, Abdalá II, se reunió hoy con el presidente palestino, Mahmud Abás, para prometerle que preservará el estatus histórico y legal de Jerusalén.

El monarca de Jordania, país que mantiene el papel de custodio de los lugares santos musulmanes en Jerusalén Este, también llamó a la comunidad internacional a que rechace la decisión estadounidense con el fin de evitar “pasos unilaterales que podrían tomar otros Estados” respecto a la cuestión.

Más información en https://www.elsiglodetorreon.com.mx