Compartir

¡Oaxaca está de fiesta, señores!, se escucha entre los acordes del Jarabe del Valle, en la capital de Oaxaca que lucía abarrotada y cuyas calles se volvieron a llenar de fiesta, música, bailes y folclor.

Todo se debió a la edición 2017 de la Guelaguetza, la máxima fiesta de los oaxaqueños, que concluyó con las dos ediciones del segundo Lunes del Cerro.

“Guelaguetza” es una palabra zapoteca que significa ofrenda.

La tradición tiene como objetivo “dar” un acto generoso, que siempre será correspondido por la persona que la recibe.

Es así que durante su presentación en Oaxaca, las mujeres y hombres se reúnen como ofrenda de paz hacia la tierra en la que habitan.

Actualmente, las fiestas de La Guelaguetza son un acontecimiento que atrae a visitantes de todo el mundo, pues se danza en las calles, con música y cantos en el que participan las y los habitantes sin distinción alguna, con vestimenta de sus respectivos pueblos y en el que además se reconoce a la festividad como patrimonio cultural de México.

Más información en https://www.elsiglodetorreon.com.mx

Deja tu comentario