Compartir

La Prensa

RedaccionAunque la mayoría de nosotros solo nos enteramos de la existencia de Meltdown y Spectre en los últimos días, Google parece haber estado al tanto desde hace varios meses.

Lo bueno de todo esto es que el gigante de internet parece haber encontrado una solución al problema planteado por estas fallas.

Consciente de que la falla en los procesadores podría afectar severamente sus servicios, Google se dio a la tarea de protegerlos, en especial servicios como Google Cloud, Gmail o Google Drive.

Las labores de prevención comenzaron desde el pasado mes de septiembre, logrando un notable éxito con Meltdown, pero Spectre planteaba un reto más formidable.

Los efectos en las programas eran más notorios provocando algunas irregularidades en su rendimiento.

Esta situación obligó a Google a buscar una solución más radical, recurriendo incluso a deshabilitar en las unidades de centrales de proceso (CPU, por sus siglas en inglés) algunas de las opciones de los sistemas afectados.

Esa situación hubiese resultado en un efecto “negativo para los clientes”, reconoció la empresa en un comunicado, hasta que uno de sus ingenieros encontró una solución a la que dieron el nombre de Retpoline, la cual permitió repeler cualquier ataque relacionado con Spectre sin afecatar apenas el rendimiento de los sistemas.

El éxito de las correcciones le permitió a Google proteger sus servicios en la nube de las fallas e incluso de sus variantes.

Google compartió públicamente sus correcciones, a fin de permitir que otras empresas puedan beneficiarse de su uso.

La combinación de Meltdown y Spectre es considerada el mayor problema de seguridad de computadores de la historia.