Compartir

jornada . La entrega es documentada y registrada con dispositivos móviles para garantizar que la recibe la persona correcta. Militares garantizan la custodia del material.

Tegucigalpa, HondurasLas brigadas de distribución del Registro Nacional de las Personas (RNP) ya entregaron más de 400,000 tarjetas de identidad a sus propietarios, quienes han llegado a los centros de votación instalados en todo el país.

Vea: Especial de Elecciones en HondurasEl RNP desplazó desde hace 15 días 103 grupos técnicos que están recorriendo los 5,687 centros de votación para distribuir, personalmente, un millón doscientos mil tarjetas que no habían sido reclamadas por sus titulares.

De estos documentos, 400,000 corresponden al viejo inventario que data desde hace 10, 15 y hasta 20 años, que la gente nunca reclamó, ignorándose las razones.

Otras 300,000 tarjetas fueron elaboradas por el RNP atendiendo solicitudes de los ciudadanos, tramitadas a través de sus partidos políticos, a los cuales la institución les habilitó una plataforma especial para facilitarles sus trámites.

El resto de identidades no reclamadas corresponden a jóvenes que por primera vez las tramitaron y quienes están habilitados para ejercer por primera vez el sufragio.

EntregaEn la ruta de repartición participan 311 empleados, entre permanentes y temporales, quienes están trabajando horas extras, incluyendo sábados y domingos.

El subdirector técnico del RNP, Gerardo Martínez, dijo que las condiciones del tiempo y el mal estado de las carreteras de tierra ha impedido a las brigadas llegar a tiempo a los lugares el día y hora determinados.

Los empleados temporales del Archivo Central, que han estado en huelga las últimas semanas por falta de pago, ya resolvieron sus demandas y están incorporados en el programa de distribución de tarjetas.

El programa cuesta 25 millones de lempiras, según las autoridades del RNP.

El Directorio del RNP había pedido a la Secretaría de Finanzas 160 millones que no solo servirían para la distribución, sino para impulsar otros programas, como la modernización de oficinas.

La entrega es acompañada por observadores de organismos internacionales, como la Unión Europea.