Compartir

Un establecimiento comercial ubicado en la séptima avenida de Comayagüela fue saqueado la madrugada de ayer martes.

Tegucigalpa,Honduras Una pesadilla en plena temporada navideña viven miles de emprendedores de la capital.

Las expectativas comerciales que se avizoraban hace apenas unas semanas como exitosas para diciembre se tambalean ante la sensible situación política que experimenta el país.

Los recientes saqueos, enfrentamientos y el toque de queda son algunos de los protagonistas del trago amargo que padecen los comerciantes capitalinos.

Estos factores generaron que durante la última semana el comercio en las ciudades gemelas cayera de manera funesta.

Eliseo Castro, presidente de los empresarios de Comayagüela, expresó que el movimiento comercial en el Distrito Central ha disminuido en un 40 por ciento.

Para este temporada se esperaba un flujo comercial en los mercados de 70 millones por día.

De acuerdo con Castro, de continuar las bajas ventas los comerciantes no soportarán esta situación al grado de que se registrará el cierre de pequeños negocios, pues no podrán sostener sus finanzas.

“La gente está comprando solo alimentos, impulsadas por el pánico, por el miedo, pero no por el propio auge comercial de la temporada, es necesario estabilizar esta situación con responsabilidad”, manifestó Castro.

Lluvia de pérdidasLos sectores que se han visto más perjudicados en la capital son los de servicios, ganadería y la agricultura que llega desde las aldeas y caseríos del municipio.

Rafael Medina, director ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa (CCIT), explicó que algunos productores de lácteos no han podido ofertar sus productos ni los agricultores ya que no pudieron llegar a las ferias de fin de semana.

En las últimas horas, las autoridades de la CCIT se reunieron con microempresarios para evaluar las pérdidas comerciales y de infraestructura.

Para apoyar a los afectados se planteó brindarles asesoría legal y empresarial.

A la fecha se han recibido un estimado de cien solicitudes de emprendedores que buscan el socorro económico.

“No podemos desanimarnos, hay que buscar canales de alivio”, manifestó Medina.

Los daños para la infraestructura en la ciudad son visibles en varias zonas, como dos estaciones del Trans 450 en el bulevar Suyapa, aunque aún no se cuantifican los daños que muestra este proyecto vial.

Las cámaras de seguridad del 911 al igual presentan daños.

Son 38 aparatos los dañados valoradas en unos 375 mil dólares (más de 8.

6 millones de lempiras).

Este tipo de equipos de videovigilancia se encontraban en El Pedregal, La Laguna y Flor del Campo.