Compartir

Los trabajos de reparación del anillo periférico se realizan 
entre las 6:00 AM y 8:00 PM, de lunes a domingo.

Tegucigalpa, HondurasEs una de las vías de la capital en las que el congestionamiento vehicular es asfixiante.

A diario se reportan más de diez colisiones y por él circulan más de 80 mil conductores.

Se trata del anillo periférico, una circunvalación que con el paso de los años ha quedado capturada dentro de la ciudad.

Y es que esta autopista posee la cualidad de que conecta las principales zonas de residencia con los sectores de oficina y centros de trabajo.

Según autoridades de la Gerencia de Movilidad Urbana del gobierno local, a diario se movilizan por esta zona en el transporte público y privado un promedio de 350 mil personas.

Estos factores sumados al crecimiento del diez por ciento anual de la flota vehicular en la capital han generado que el anillo periférico pierda su concepción original, que era ser una ruta sin intersecciones.

Ante ello las autoridades municipales han emprendido una remodelación en la ciudad para devolver a este tramo de 32 kilómetros la fluidez que debe permitir a los conductores.

Las soluciones viales permitirán disminuir el congestionamiento vial en un 60 por ciento, aseguró Nahúm Benítez, jefe de Transporte y Viabilidad de la comuna capitalina.

Las acciones para tal resultado es la ampliación del periférico a un tercer carril y la construcción de megaproyectos de infraestructura como la solución jacaleapa y la vía rápida sobre el río Choluteca.

En las últimas semanas se ha brindado mantenimiento a más de dos kilómetros de la calzada.

Estos trabajos que consisten en una construcción de una microcarpeta para fortalecer la capa asfáltica se efectúan desde el puente Río Grande hasta llegar a la aldea La Cañada.

A criterio de Rigoberto Izaguirre, presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de Honduras (CICH), se deberá esperar a que finalicen las obras viales durante esta nueva gestión para evaluar si se requiere de más tramos similares al anillo periférico.

También recomendó que se evalúen algunas fallas como la que se localiza a la altura de la colonia José Ángel Ulloa.

Estas requieren una significativa inversión, pues comprende la estabilización de las colonias aledañas en las que también hay fallas geológicas.