Compartir

Realizada por Bartolomé Esteban Murillo (Sevilla, 1617-1682), uno de los exponentes artísticos del Siglo de Oro español, Autorretrato, es la obra de la semana elegida para dar gusto a todos los amantes del arte y para quienes buscan ampliar su conocimiento cultural.

Ampliamente reconocido por sus pinturas de temática religiosa, su trabajo como retratista ha recibido poca atención, por lo que la pieza elegida tiene tal carácter especial que la Colección Frick de Nueva York conmemora a Murillo en su 400 aniversario con una exhibición que destaca esta vertiente poco conocida del artista español, reuniendo por primera vez “cara a cara” sus dos únicos autorretratos.

El aquí mostrado es un óleo sobre lienzo, con medidas de 122 por 107 centímetros.

En la pieza, Murillo incluye un marco de piedra con trampantojo (“trompe l’oeil”), que refuerza la sensación de que las figuras “saltan del marco” y enfatiza la “relación entre el espectador y el que se sienta” al otro lado del lienzo, explica el comisario jefe del museo, Xavier F. Salomon.

“Por lo que sabemos, solo retrató sus rasgos dos veces en toda su vida y esas pinturas pertenecieron a su familia y a su hijo Gaspar. Cuando murió, en 1709, fueron en diferentes direcciones, así que es la primera vez que los autorretratos están juntos desde entonces”, agrega Salomon.

Más información en https://www.elsiglodetorreon.com.mx